Ante los cambios realizados por Blogger, tiempo atrás, y que afectaron la plantilla de este blog hay textos largos que no se mostrarán totalmente. La solución a dicho inconveniente es hacer click en el título del artículo y así se logra que se muestre el resto de la entrada. Muchas gracias y disculpas por la molestia ocasionada.

El porqué de una Santa Pasión… (Néstor Dipaola - Argentina)


Siento ruido de pelota... y no sé... y no sé lo que será... es el Club Santamarina... que ya viene, que ya viene de triunfar...

(De los días fundacionales de la institución aurinegra)


Vaya uno a saber cuáles son las misteriosas razones por las cuales uno se hace hincha de un equipo de fútbol. Hasta me he puesto a pensar que se trata de una cuestión metafísica. Sí, como el misterio de la vida. O casi.

A diferencia del origen del mundo, o del cosmos, o de las cosas, en esto uno sabe que hubo una vez un nacimiento, un comienzo. Porque el Club y Biblioteca Ramón Santamarina nació en Tandil el 20 de Diciembre de 1913, es decir casi un siglo atrás. En cambio, no sabemos cuándo empezó el mundo. Ni cómo.

Pero esa es la única certeza. Es la única diferencia. Porque después, no sabemos más nada acerca de cómo empezó la pasión. En qué momento fue la primera vez. Qué circunstancias se dieron.

¿Será por el barrio?

Ni siquiera, porque si bien Santamarina surgió cerca de la estación, y tal vez ahí se originó el clásico duelo futbolero con Ferrocarril Sud, luego la mayor parte de su historia la vivió en el centro. Primero en 9 de Julio entre Pinto y San Martín y desde la década de 1940 en Yrigoyen al 600. Después vinieron los hechos trágicos ya conocidos, pero esa es otra historia. Ahora seguimos mirando hacia delante, con el país entero como testigo a través de la participación exitosa en el Campeonato Argentino A.

¿Será entonces por los colores que elegimos ser aurinegros para siempre? No, mucho menos. Amarillo y negro. ¿Qué tiene de bonito? En Uruguay a los de Peñarol les llaman “carboneros”. Por haber nacido también cerca de la estación ferroviaria pero un poco por el negro de la camiseta. Y menos mal que el amarillo es más vivo, más fuerte.

Carboneros, sí, pero a mucha honra.

Santa pasión, decimos por estos pagos.

Mientras cierro estas líneas, sigo pensando en el misterio del nacimiento de esa pasión aurinegra. Y confieso que no me importa no saberlo. Es más, prefiero vivir hasta el final de mis días ignorando cómo fue la cosa.

Para qué, si finalmente lo que importa es… ¡ser aurinegro!

¡Salud!

(Mi agradecimiento a Néstor por permitirme compartir este texto sobre un grande del fútbol de Tandil y de toda la Provincia de Buenos Aires)

4 comentarios:

Bocha dijo...

Muy buen post... me paso a saludarte, y que sigas bien.

ABRAN CANCHA.
www.abran-cancha.blogspot.com

Totonet dijo...

Gracias por la visita Bocha!
Viviendo a 70 km. de Tandil, esta historia me toca de cerca. Santa un grande de la Provincia.
Salu2

Yo Soy del Quito dijo...

si al final lo que importa es eso... en mi caso, hincha del Quito...

que buen post.

saludos.

Anónimo dijo...

PEÑAROL PEÑAROOOOOLLL

Lo mas grande del uruguay por lejos....

+libertadores
+uruguayos
+de 20 clasicos
+liguillas
+clasicos sin goleros, con 8, con 9
+gente
+años

PADRE Y DECANO de America!