Ante los cambios realizados por Blogger, tiempo atrás, y que afectaron la plantilla de este blog hay textos largos que no se mostrarán totalmente. La solución a dicho inconveniente es hacer click en el título del artículo y así se logra que se muestre el resto de la entrada. Muchas gracias y disculpas por la molestia ocasionada.


A mediados de la década del 90, el legendario arquero del Barcelona, Andoni Zubizarreta, dejaba paso a sus posibles sucesores. El técnico del equipo catalán de entonces, el holandés Johan Cruyff, se decidió por Carlos Busquets (foto), quien se distinguía por jugar siempre con pantalones largos. A raíz de esa vestimenta, incluso ante intensos calores, se comentaba que los utilizaba para ocultar una profunda cicatriz en una pierna, una tremenda quemadura e, inclusive, que tapaba un tatuaje non sancto.
Pero lo que más distinguía a Busquets, era su inseguridad. Fallaba mucho, como en un partido ante el Racing de Santander, cuando el Barça perdió por 5 a 0.
Lo cierto es que el domingo 12 de Noviembre de 1995, el Barcelona de España enfrentaba al Tenerife, por la Liga española. En la semana previa, Cruyff tenía a todos sus jugadores en perfecto estado físico y podía determinar, con mucha anticipación, el equipo titular.
Claro que no tenía previsto un raro accidente doméstico que le iba a cambiar un poco sus planes. Sucedió que Busquets, mientras estaba en su casa al cuidado de su hijo Aitor, advirtió que al mover abruptamente la mesa, una plancha caliente iba a caer sobre la cabeza del pequeño.
Rápido de reflejos, Busquets tomó la plancha en el aire con ambas manos, evitando que Aitor sufriera un duro golpe. Lo que no pudo evitar fue que sus manos sufrieran quemaduras de segundo grado.
Busquets no pudo jugar y en su reemplazo lo hizo su suplente, Jesús Angoy. Claro que esa versión fue refutada, y la prensa calificó de una mentira piadosa entre Cruyff y Busquets, como para que el arquero tuviera una salida elegante del equipo titular.

2 comentarios:

Atticus Finch dijo...

Una puntualización:

El legendario portero del Barcelona, que es, además, el jugador que más partidos ha disputado con la selección española, no se llama Ángel Zubizarreta, sino Andoni Zubizarreta. Andoni es un nombre vasco que se traduciría al castellano, creo, como Antonio.

Muy buen blog. ¡Absorvente!

Un saludo

Totonet dijo...

Muchas gracias Atticus!
Ya está corregido. Emboscadas del 'copy & paste'.
Gracias por el aporte, por tus palabras y la visita.
Un saludo cordial.