Ante los cambios realizados por Blogger, tiempo atrás, y que afectaron la plantilla de este blog hay textos largos que no se mostrarán totalmente. La solución a dicho inconveniente es hacer click en el título del artículo y así se logra que se muestre el resto de la entrada. Muchas gracias y disculpas por la molestia ocasionada.


¿Tenía problemas con Fernando Morena?

Noooo, nunca tuve. Pero adentro de la cancha, mi vieja se pone una camiseta y le pego también.

(JULIO MONTERO CASTILLO, "áspero" ex futbolista uruguayo, padre de Paolo Montero, dando su testimonio el 4 de Noviembre de 2005)

3 comentarios:

Vico dijo...

Montero Castillo. Mama mía. A principios de los 70 el Granada español lucía un tridente defensivo que pegaba con un entusiasmo notable: Aguirre Suárez, Montero Castillo y el paraguayo Fernández. Por esa razón el estadio de Los Cármenes se había convertido en una fortaleza. Durante un partido contra el Real Madrid uno de ellos, no recuerdo si Montero o Fernández, ensayó una patada voladora que terminó con Amancio en el hospital más cercano. El parte médico decía: "El jugador presenta rotura del músculo cuadriceps con un aspecto semejante al de una cornada". Cuentan que tras el partido don Santiago Bernabéu dijo que aquello entraba cómodamente en el Código Penal.

Totonet dijo...

Excelente anécdota Vico!!
Me encanta que la gente se enganche con los posteos y esta anécdota engalana mi blog.
Recuerdo una anécdota muy famosa, creo que la publiqué, le consultan a finales de los 60' al recordado periodista argentino Osvaldo Ardizzone minutos antes de un terrible choque por Copa Libertadores entre Nacional y Racing en el Centenario acerca del resultado y el Maestro contesta: "este partido lo gana Montero Castillo tosiendo"
Saludos
Totonet

Vico dijo...

Ja. Y era verdad. Aquellos partidos de la Libertadores con Nacional, Peñarol, Racing, el Estudiantes de Bilardo, incluso Independiente, que también tenía lo suyo, eran auténticas batallas campales. Hace poco contaba Perfumo que el Peta Ubiña era el peor de todos. Cito sus palabras: "Por ahí te lo cruzabas en la mitad, cuando cambiabas de arco, le decías “¿Qué hacés, Peta?”, él te saludaba “Bien”, y a la pasada te daba un cazote en la nuca. Ahora, si lo llegabas a botonear, cagabas".
Saludos